LA CAMISA BLANCA DEL 1900 HASTA NUESTROS DIAS, UNA PIEZA CLAVE.

A principios de los años 1900, la intuición de Coco Chanel fue reemplazar corsés femeninos con camisas blancas de hombre.

Fue una liberación en la moda que coincide con el principio de emancipación de las mujeres. Sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial, Christian Dior propone una camisa blanca en una lujosa versión de organza combinada con una falda, un look que inmediatamente se convierte en el favorito de Hollywood y sus estrellas que lo convierten en un clásico. Grace Kelly, Jackie Kennedy, Audrey Hepburn: divas, celebridades y miembros de la jet set aparecen retratados en camisas blancas perfectas e inmaculadas.

Si, para los hombres sigue siendo sinónimo de formalismo y clasismo, para las mujeres se convierte en un símbolo del feminismo en los años setenta. Un vivo ejemplo de esto fue la imagen de la cantante Patti Smith quien salió en la portada de su álbum “Horses” en el 1975 con una camisa blanca, estamos hablando de cuando los discos eran de vinil, por lo que se convirtió en ese momento en un icono de la imaginación contemporánea que acompañó el éxito de esta prenda durante al menos dos décadas.

Uma con su camisa blanca en la película Pulp Fiction

Luego, el estilista italiano, Gianfranco Ferré, agrego esta pieza a su colección, transformando a la camisa blanca en un icono de alta costura y una característica distintiva de su estilo. La era de estética minimalista de los años noventa en la camisa blanca es uno de sus pilares: Helmut Lang, Martin Margiela, Jil Sander, Donna Karan, Calvin Klein la adoptan haciéndole su propia transformación, con su estilo propio. Y las películas de Hollywood siguieron esa línea vistiendo a las actrices con en camisa blanca, recordemos a Julia Roberts en “Pretty Woman” y a Uma Thurman en “Pulp Fiction”

Es el emblema perfecto de la elegancia clásica, pero también de las últimas tendencias sin género pues la camisa blanca es hoy día una necesidad en el closet tanto de hombres como de las mujeres. Todas las marcas lo ofrecen con precios para todos los bolsillos: desde las mas caras como Prada, Dolce & Gabbana y Dior a las más baratas de Zara, H & M y Mango. Y tener una sola, nunca es suficiente, en el caso de los hombres mínimo deberían tener 5 camisas blancas, una para cada día de la semana. En el caso de las damas, como las hay tan variadas, no hay limite, solo hay que encontrar las que mejor nos favorezcan y mientras mas, mejor porque es una prenda que combina con todo.

No Comments Yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: